Saltar al contenido
Portada » Federación Gran Canaria de Bandas de Música

Federación Gran Canaria de Bandas de Música


D. Marcos García Guerra, Presidente

Las bandas han sido y siguen siendo activos agentes dinamizadores educativos y culturales. Hace mucho tiempo el cronista oficial de Tazacorte D. Felipe Lorenzo decía que las bandas habían representado a lo largo de más de un siglo una especie de institución rigurosamente apolítica, al margen de cualquier matiz ideológico. Canarias ha ido a la vanguardia en el movimiento de bandas, al menos desde 1830 las bandas militares cumplían con las fiestas y procesiones. A partir de 1840 se une la iniciativa civil, y al finalizar el siglo XIX ya estaba definida la naturaleza de las Bandas de Música militares y civiles. En Gran Canaria entre 1836 y 1936 habían 28 bandas civiles y 3 militares repartidas en 13 municipios (Las Palmas de Gran Canaria, Telde, Ingenio, Santa Brígida, Vega de San Mateo, Arucas, Teror, Moya, Guía, Gáldar, Agaete, La Aldea y Tejeda) (Suarez, 2011).

Actualmente hay varias bandas que se han mantenido en el tiempo a pesar de sus crisis, y años de parón, las cuales son descendientes de esas primeras que se crearon a partir de la mitad del siglo XIX. Otras han desaparecido y con los años se han vuelto a crear nuevas, convertidas en asociaciones Musicales y Culturales.

La Federación Gran Canaria de Bandas de Música nace en el año 2000 después de llevar algunos años labrándose la idea, y su primer presidente fue D. Ruperto Armas Reyes. El objetivo de la misma era aunar los esfuerzos de las diferentes bandas, canalizar las necesidades de las mismas e intentar lograr un mayor desarrollo de este movimiento musical con evidente arraigo histórico en el ámbito cultural de esta isla.

Las bandas fundacionales fueron: La banda de San Mateo, la de Teror, Arucas, la banda del Lomo Blanco en Las Palmas, la de Ingenio y Santa lucía. Poco más tarde se unieron las bandas de Gáldar, Moya, Firgas, la banda de San José de Las Palmas y la banda Ventolera de Juan Grande estas dos últimas disociadas hace años.

El organigrama de la Federación Gran Canaria de Bandas de Música tiene una estructura fija: presidencia, vicepresidencia, secretaría, tesorería y vocales (son vocales todas las bandas miembros de esta entidad que no ostentan un cargo de los mencionados anteriormente). Estos cargos se renuevan cada 3 años.

El acta fundacional recogía como principal objetivo; promover, proteger, reanimar, difundir y dignificar la afición, la enseñanza y la práctica de la música en el seno de una formación denominada banda de música. Para cumplir los fines anteriores se consideraba de vital importancia la ayuda técnica y económica hacia las asociaciones federadas respetando en todo momento la autonomía de cada una de éstas. Por lo tanto, es de agradecer la apuesta y el apoyo que ha tenido desde el principio el Excmo. Cabildo de Gran Canaria con nuestra federación. Siempre nos quedamos cortos en cuanto a ayudas, dado que los gastos de funcionamiento y mantenimiento de las bandas son muchísimos; desde el vestuario, instrumentos, material fungible como cañas, aceites, parches, folios.., mantenimiento de las sedes, los diferentes seguros, hasta los gastos de profesorado y director. De aquí, nuestro reconocimiento, a las administraciones locales, porque sin su ayuda sería imposible cubrir las necesidades que tienen nuestras bandas.


Retos para el futuro

Crear una red de profesorado que cubra los instrumentos de menor alumnado para potenciar los mismos, como pueden ser; el oboe, el fagot y la trompa entre otros

Seguir con la formación de los directores y músicos asociados, a través de talleres, masterclass, cursos…. con profesionales de renombre.

Tener una sede propia con aulas de reuniones, aulas de estudio, salas de ensayo y sala de concierto.

Para conseguir lo anterior necesitamos aumentar las partidas por parte de las administraciones, para seguir ayudando en el mantenimiento y desarrollo de las bandas.